Tendencia de los aceros y su aplicación en la industria automotriz

Norma Cecilia Barajas Aguilar
Facultad de Ciencias Químicas, UAdeC
Adrián Moisés García Lara
José Emilio Camporredondo Saucedo
Fabián Equihua Guillén
Laura Castruita Ávila
Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, UAdeC
norma_447@hotmail.com

CienciAcierta No. 48
Oct-Dic 2016

Descarga artículo PDF

Resumen

El aumento en el precio de los elementos de aleación, así como las regulaciones energéticas y de seguridad, ha impulsado a que la industria automotriz y la comunidad científica del área metalúrgica investiguen y desarrollen aceros con mejores propiedades. De acuerdo con ellos se ha estado dando una transición de los aceros de primera generación a los de segunda generación o aceros avanzados de alta resistencia, los cuales son hoy en día una nueva alternativa para cumplir con las exigencias del mercado, ya que éstos poseen propiedades mecánicas que combinan en diferentes grados una alta resistencia con un elevada tenacidad, lo que permite reducir el peso de los vehículos, así como absorber mayor energía durante impactos por colisión, contribuyendo de esta forma a la disminución de uso de combustible y a una mayor seguridad para los pasajeros. La aplicación de estos aceros en los vehículos depende de dichas propiedades mecánicas, las cuales dependen a su vez de su microestructura y composición, motivo por el cual en este documento se presenta una revisión de las características de estos aceros y sus aplicaciones.

Introducción

En la industria automotriz se han empleado diversos tipos de acero, los cuales se han clasificado de acuerdo a su lanzamiento en: aceros de primera generación, que incluyen a los aceros convencionales; aceros segunda generación, los cuales ya se emplean en la industria automotriz; y aceros de tercera generación, los cuales se han estado investigando y proponiendo pero aún no están disponibles en el mercado, aunque prometen un mejor equilibrio entre sus propiedades (Keeler y Kimchi, 2014; Aydin et al; 2013).

Además de su tiempo de lanzamiento, los aceros se subdividen de acuerdo a sus propiedades mecánicas, considerando principalmente su resistencia y tenacidad, por lo cual se consideran los valores del último esfuerzo de tensión (por sus siglas en inglés: uts), esfuerzo de cedencia (por sus siglas en inglés: ys) y porcentaje de elongación (El). Dado estos valores se determinan posteriormente las aplicaciones que pueden tener. En la fig. 1, se muestra un diagrama de con la clasificación de dichos aceros, según su formabilidad.

Figura 1. Diagrama global de formabilidad de los aceros AHSS Fuente: Keeler y Kimchi, 2014.
Figura 1. Diagrama global de formabilidad de los aceros AHSS
Fuente: Keeler y Kimchi, 2014.

 

Aceros de primera generación

Los aceros de primera generación son aceros convencionales (hss) monofásicos con una estructura ferrítica y tienen una resistencia entre 210-550 MPa, pero también una baja ductilidad (Tabla I) y aceros de alta resistencia. Dentro de esta generación se incluyen los aceros dulces o templados, aceros intersticial libre (if), aceros endurecidos en horno (bh) y a los aceros de alta resistencia y baja aleación (hsla), por lo cual se emplean principalmente en las carrocerías de los vehículos (Demeri et al; 2013).

Aceros dulces

Estos aceros presentan una simple microestructura ferrítica; con bajo contenido de carbono y elementos mínimos de aleación por lo que tienen una resistencia relativamente baja, pero excelente capacidad de conformación, además de que son de bajo costo y con frecuencia sirven como base de comparación para otros materiales (Tamarelli, 2011). Se han utilizado para muchas aplicaciones en vehículos, incluyendo la estructura de la carrocería, cierres y otras piezas auxiliares.

Aceros libre intersticiales (if)

Los aceros if tienen microestructura ferrítica y un contenido muy bajo de carbono, y se obtienen mediante la eliminación de monóxido de carbono, hidrógeno, nitrógeno y otros gases durante la fabricación de acero a través de un proceso de desgasificación al vacío. La principal característica de estos aceros es la falta de átomos intersticiales en su estructura atómica, lo que permite que el acero tenga una alta ductilidad, ideal para los productos de embutición profunda, inclusive a estos aceros se les llama aceros de extra-embutición profunda o edds (Gao-Meichuan y Mohit, 2014). En los vehículos estos aceros se emplean para elementos de la estructura del cuerpo y cierres.

Aceros endurecidos en horno (bh)

Los aceros bh presentan una microestructura ferrítica, pero son más resistentes que los aceros dulces e if, ya que éstos se hornean para aumentar su valor de ys sin afectar su formabilidad, por lo cual tienen alta resistencia a la abolladura y con frecuencia son seleccionados para paneles de cierre en puertas, capós y fascia.

Aceros hsla

Los aceros hsla tienen una matriz ferrítica con agregados de perlita y carburos de aleación finamente dispersos. Contienen elementos microaleantes tales como V, Nb, Ti, los cuales favorecen la precipitación de los elementos de microaleación y algunos investigadores muestran la generación de microestructuras de cementita empleando Ti y enfriamientos rápidos (Li et al; 2016). Los aceros hsla poseen mayor resistencia que los aceros dulces, bh e if, además de que son resistentes a la corrosión, conformables y soldables. Tales propiedades, han hecho que estos aceros sean utilizados para estructura de la carrocería, componentes de suspensión y el chasis, así como los rines o ruedas de automóviles principalmente.

Aceros de segunda generación

Los aceros de segunda generación, se conocen como aceros avanzados de alta resistencia (ahss), a diferencia de los de primera generación son de fases múltiples, por lo cual es importante que durante su fabricación se controle adecuadamente todo el proceso ya que sus características dependerán de las diferentes fases obtenidas y sus proporciones.

Las fases o microestructura contienen generalmente ferrita, martensita, bainita o austenita retenida, donde sus fases bainítica y martensítica proporcionan una alta resistencia y una mayor elasticidad que los hss.

Entre las principales características que estos aceros presentan se destacan su alta resistencia en comparación con los aceros ahss, la cual permite reducir los espesores de las piezas a fabricar, y por lo tanto contribuye a reducir hasta en un *25 % su peso, motivo por el cual los vehículos hoy en día contienen hasta veinte por ciento de ahss (Baron y Chang et al; 2006); además de su alta capacidad de absorber energía sin que se deforme la pieza.

Las propiedades de estos aceros permiten que se utilicen para la fabricación de carrocerías, chasis, tren motriz, tanto en vehículos ligeros y en algunas carrocerías estructuras vehículos pesados.

Dentro de esta generación se dividen en dos grupos:

  • Aceros con ys de 450-800 MPa: Incluyen a los aceros de fase dual (dp, por sus siglas en inglés), aceros de fase compleja (cp por sus siglas en inglés), aceros con plasticidad inducida por transformación o maclado (trip).
  • Aceros con ys >800 MPa: También llamados aceros de ultra alta resistencia (uhss); que incluye a los aceros martesínticos y aceros Boron (Zhao et al; 2016, Ma et al; 2013).

Por otro lado, recientemente se ha propuesto la formación de otro grupo, en el cual se incluyen a los aceros twip y L-IP, que presentan una resistencia mayor a 800 MPa, sin sacrificar el porcentaje de elongación.

Aceros de fase dual

Estos aceros se caracterizan por tener matriz ferrítica con islotes de martensita (10-20%). Su resistencia depende de la cantidad de martensita que presente, mientras que ambas microsestruturas permiten que tengan alta conformabilidad, ya que la matriz ferritica es blanda y la martensitica es dura (De la Concepcion et al; 2015). En estos aceros los elementos como el manganeso, el cromo, el molibdeno, vanadio y níquel ayudan a la formación de la martensita (ULSAB-AVC 2001, Bramfitt y Alron, 2002, Yoshitake, 2002). Como consecuencia de sus altas propiedades mecánicas y su potencial de aligeramiento entorno al 15%, en comparación con los aceros convencionales, se usan en piezas con alto grado de responsabilidad estructural, tales como el estribo, el montante A, correderas de asientos, cimbras de techo, etc.

Aceros de fase compleja

Los aceros de fase compleja poseen una matriz de ferrita y bainita con pequeñas cantidades de martensita, austenita retenida y perlita. Estos aceros se caracterizan por tener un bajo contenido en carbono (<2%), aleantes convencionales tales como Mn, Si, Cr, Mo, B y algunos microaleantes tales como Nb y Ti, los cuales son responsables de generar un grano muy fino. A diferencia de los aceros de fase dual, éstos tienen un mayor límite elástico con una misma tensión de rotura de un máximo de 800 MPa. Por su alta resistencia a la deformación, las piezas que se fabrican con este tipo de acero son aquellas que tienen como misión evitar la intrusión de elementos en la zona de pasajeros así como en autopartes de motor, maletero y como refuerzo del pilar B (Tamarelli, 2011).

Aceros fb

Se les conoce como aceros fb porque presentan una microestructura de ferrita y bainita. Su microestructura permite que tengan una buena resistencia y elongación, por lo cual se proponen para piezas que requieran alta deformación y punzonado, así como en piezas de estampado en frío. En el mercado existen cinco tipos: 330, 450, 540, 560 y 590. La principal ventaja de los aceros fb sobre aceros hsla y DP es la mejora de capacidad de estiramiento. Comparado con los aceros hsla los aceros fb tienen el mismo nivel de resistencia, así como un mayor exponente de endurecimiento por deformación (Valor n) y una mayor elongación total (Tamarelli, 2011).

Los grados actuales que más se emplean en la industria automotriz son: fb 330/450, para el brazo del pedal de freno, puesto de miembro transversal, brazo de suspensión y el fb 450/600 empleado para los brazos de control inferior, borde, parachoques viga, partes de chasis, viga trasera.

Aceros trip

Los aceros trip poseen tres fases, la matriz formada por ferrita y bainita y una fase de martensita. Las fases bainita y ferrita proporcionan la resistencia. Estos aceros contienen generalmente 5-7% de Mn por lo cual pueden llegar a tener desde un cinco hasta un veinte por ciento de austenita retenida; sin embargo, se ha reportado que la concentración de austenita se puede aumentar con la adición de C y Ni después del tratamiento de recocido (Seong-Jun, 2011). Se caracterizan además porque durante su deformación, aparece una fase dura en torno a la ferrita que genera un endurecimiento, donde la austenita retenida se transforma en martensita cuando aumenta la tensión, lo que aumenta por consiguiente su dureza en mayor grado que los aceros DP. La transformación en martensita dependerá del contenido de carbono. Como inhibidores de la precipitación de carburos contienen Si y Al.

Por otra parte, dependiendo de la velocidad de deformación y su contenido de austenita retenida serán las propiedades adquiridas para la resistencia al impacto y capacidad para absorción del impacto. Se ha reportado que a bajos niveles de carbono, la austenita retenida empezará a transformarse inmediatamente bajo deformaciones. A altos niveles de carbono la austenita retenida será más estable y se transformará con niveles de esfuerzos mayores.

En comparación con los aceros de fase dual y fase compleja, los trip, presentan mejor resistencia a la deformación y por lo tanto mayor capacidad de absorción de energía, los cuales tienen distintas fases de ferrita y vainita, seguidos de los que tienen microestructura bainitica y los aceros de doble fase. De acuerdo a sus propiedades estos aceros se utilizan para la fabricación de piezas de estructura y seguridad debido a su fuerte capacidad de absorción de energía y su buena resistencia a la fatiga, como son largueros, traviesas, refuerzos de pilar B, etc (Mallen et al; 2008)

Por otra parte recientemente se ha reportado el desarrollo de aceros trip -asistido (tbf) los cuales se producen por un proceso de transformación isotérmica (it) a una temperatura superior a la temperatura de formación de la martensita. Estos aceros presentan mejores propiedades mecánicas que los aceros martensíticos convencionales y se pretenden emplear para el tren motriz, aunque aún están en investigación (Sugimoto, 2015).

Figura 2. Energía dinámica absorbida en función de la resistencia a tensión para aceros de fase dual, TRIP, bainíticos, con bajo contenido de carbono y acero estructural. Fuente: Galan et al; 2012.
Figura 2. Energía dinámica absorbida en función de la resistencia a tensión para
aceros de fase dual, TRIP, bainíticos, con bajo contenido de carbono y acero estructural.
Fuente: Galan et al; 2012.

 

Aceros martensíticos

Se caracterizan por la conversión de la austenita en martensita, aunque esta contiene pequeña cantidad de fases de ferrita o bainita. El carbono es el elemento básico ya que combina templabilidad y endurece la martensita, además de que aumenta su dureza y resistencia. Contiene como elementos aleantes bajas concentraciones de Mn, Si, Cr, Mo, B, V y Ni para incrementar la templabilidad del acero. La precipitación de carburos ricos en V durante el recalentamiento tiene una fuerte influencia sobre la microestructura ya que se producen granos más finos, así como formación de austenita. Durante el proceso de recocido, la austenita se transforma en su mayor parte en martensita, su nivel de carga de rotura puede llegar a 1700 Mpa. Normalmente se someten a revenido para mejorar su ductilidad. El acero martensítico posee una resistencia extremadamente alta, con valores de UTS de 900 a 1700 MPa, pero presentan relativamente una baja elongación, aunque en el revenido post-enfriamiento se puede mejorar la ductilidad, lo que permite considerar conformabilidad adecuada (Chakraborti y  Mitra, 2007).

Los aceros martensiticos actualmente son de los más empleados en los vehículos, utilizándose principalmente para el refuerzo del parachoques y puertas vigas de intrusión, las ampollas de umbrales y refuerzos, travesaño lateral y la línea del cinturón refuerzos, manantiales y clips (Mallen, 2008). Los aceros martensíticos se emplean en automóviles, Por otra parte los aceros de ultraalresistencia son muy costosos y no tienen las propiedades mecánicas suficientes para resistir la fatiga e impactos por colisiones que se pueden generar en los componentes de un camión de pesado (Askari-Paykani, Teksuka et al; 2004, Rao y Eischen, 2016).

Aceros al boro

Los aceros al boro tienen una microestructura bainítica-martensítica, generada por la segregación del boro a lo largo de los límites de grano de la austenita, retardando la nucleación de la ferrita en los mismos límites de grano. Son aceros que presentan un alto grado de dureza como resultado del tratamiento térmico al que son sometidos así como de la adición de elementos aleantes tales como manganeso (1.1 a 1.4%), cromo y boro (0.005%). Gran parte de la dureza que poseen estos aceros es el resultado de la estructura martensítica que se obtiene de aplicar el tratamiento térmico. El boro se caracteriza por tener una solubilidad muy baja (<0.03% en la ferrita), así como una elevada actividad química y es necesario evitar que se enlace para formar nitruros, carburos, carboboruros y otras inclusiones no metálicas ya que su utilización solo es efectiva si se encuentra en solución sólida. El principal efecto del boro es la inhibición de la nucleación de ferrita en el límite de grano de la austenita facilitando la formación de bainita y martensita, aumentando de esta manera la templabilidad del acero (Jong et al; 2011). La formación de bainita y martensita se explica porque el boro desplaza la nariz de la curva ttt (Tiempo-Temperatura-Transformación) hacia la derecha, permitiendo obtener estructuras bainíticas y martensíticas para un rango mucho mayor de temperaturas de enfriamiento, mejorando la templabilidad del material.

Por su alto límite elástico y su reducido alargamiento (8%), así como su alta resistencia a los choques y buenas propiedades anti-intrusión y su revestimiento de Al que los hace resistentes a la corrosión, los aceros al boro se recomiendan para piezas conferidas para dar un alto grado de seguridad tales como travesaños, piezas antiintrusion (habitáculo o motor), refuerzos de pilares B, etc. Por otra parte, se debe considerar que debido a la alta dureza que presentan, es imposible hacer un reconformado. Asimismo para su soldadura se requiere emplear soldadura por resistencia eléctrica por puntos que sean capaces de proporcionar intensidades y presiones de pinza más elevadas que un equipo convencional (García, 2008).

Aceros twip

Los aceros twip se caracterizan por su alto contenido de manganeso (20-35%), que determina que el acero sea completamente austenítico a temperatura ambiente. El contenido de austenita permite por lo tanto que estos aceros sean blandos y dúctiles y por lo tanto puedan emplearse en procesos de forja y laminación. El único modo de deformarlos es a través del maclado de los granos. El maclado causa un alto valor de velocidad de endurecimiento instantáneo (valor n) con una microestructura muy fina. Los límites de las maclas resultantes actúan como límites de grano y refuerzan el acero, generando un efecto llamado twinning, donde se presenta un emparejamiento entre los granos que actúan como multitud de bordes de grano, produciendo una resistencia extremadamente alta con una conformabilidad muy elevada. Por otra parte se destaca que estos aceros son resistentes en condiciones criogénicas (Lü et al; 2011). Estos aceros tienen generalmente como elementos aleantes al Si (<3%), C (<1.5 C), Al (<3%), así como N, Cr, Ni, V, Sn, P (Neu et al; 2013). Cada uno de estos elementos aleantes cambia la energía de falla de apilamiento (SFE) ya que la activación de los diversos mecanismos de deformación es controlada por la energía de falla de apilamiento (SFE) de la austenita, que a su vez depende del contenido de elementos de aleación (Mn, C, Al, Si) y la temperatura (Lü et al; 2011). Por ejemplo, el Al y Cu elevan el SFE; mientras que el Si la eleva sólo hasta contenidos 3%, mientras que a mayor contenido disminuye, así como el Cr también la disminuye (Monsalve et al; 2015). Se ha reportado que la adición de Al suprime la precipitación de cementita durante el enfriamiento después de la laminación en calient. La adición de Al aumenta el límite elástico, elongaciones uniforme (UE) y post-uniforme (EPU), mientras que disminuye la cantidad y velocidad de endurecimiento por deformación y el envejecimiento de presión dinámica (DSA). Lo anterior es debido a la reducción de la actividad y la difusividad de C en la austenita (Jin et al; 2011, Neu, 2013). Por encima del 3% de N se puede aumentar al SFE, valores por encima la disminuyen (Lee et al; 2010) con base en ello se planea llegar a los aceros de 3 generación.

Aceros trip – twip

Debido a las propiedades de los trip y twip, se han desarrollado los aceros con Plasticidad Inducida por maclado, los cuales se caracterizan por contener Fe-Mn-Si-Al, donde dependiendo del contenido de Mn se obtienen diferentes microestructuras y pueden obtenerse aceros trip – twip o Twip, (TABLA I), estos pueden absorber altas energías y tienen una alta plasticidad. Se ha reportado que en condiciones normales de fatiga los TRIP/TWIP, alcanzan límites de fatiga de 400MPa para 2106 ciclos (Askari-Paykani et al; 2016; Demeri, 2013).

En la tabla siguiente se presenta los diferentes aceros así como sus propiedades más importantes.

TABLA I. Propiedades mecánicas de los aceros de primera y segunda generación.

Fuente: Elaboración propia con datos de World Auto Steel, 2016.
Fuente: Elaboración propia con datos de World Auto Steel, 2016.

Consideraciones de selección para la fabricación de autopartes de segunda generación

La selección del acero a emplear para la fabricación de autopartes depende de las propiedades mecánicas, sin embargo se debe considerar también su manu-facturabilidad, debido a la alta resistencia que presentan son difíciles de soldar y son poco maquinables, por otra parte, estos aceros se destacan por su alto  contenido de elementos aleantes, lo que hace que los costos de aceros de segunda generación sean significativamente mayores en comparación con los de primera generación, además de que no existen normatividades que certifiquen el uso de dados, troqueles y herramentales, por lo cual se siguen empleando las normatividades de los aceros convencionales, afectando la vida útil de estos productos, ya que se requiere de mayores tonelajes y sufren más desgaste (Baron y Jody, 2006).

Como se puede ver, existen muchos tipos de aceros, los cuales se han empleado ampliamente en la industria automotriz, donde su aplicación depende principalmente de sus propiedades mecánicas, el costo y proceso de manufactura mediante el cual se fabricaran las autopartes; por lo cual se sigue en la búsqueda de materiales con mejores propiedades.

 

Bibliografía

Askari-Paykani M., Shahverdi H., Miresmaeili R. “Fatigue crack growth behavior of a type of novel advanced high-strength steel in a FeCrNiBSi alloy system: A comparison between heat-treated cast and hot-rolled specimens”. Materials Science and Engineering: A, 673, 2016280-287.

Aydin H., Essadiqi E., Jung I.H., Yue S. “Development of 3rd generation AHSS with medium Mn content alloying compositions”. Materials Science and Engineering: A , 2013, 564, 501–508.

Bramfitt B. L., Arlon B. Metallographer’s Guide. Practices and Procedures for Irons and Steels. ASM International, 2002.

Chakraborti P.C., Mitra M.K. “Microstructure and tensile properties of high strength duplex ferrite–martensite (DFM) steels”. Materials Science and Engineering: A. 466:1–2, 25, 2007, 123–133.

De la Concepción V. L., Lorussoa H. N., Svoboda H. G. “Effect of carbon content on microstructure and mechanical properties of dual phase steels”. Procedia Materials Science, 8, 2015, 1047 – 1056.

García L.D. “Tipos de aceros en las carrocerías y su reparabilidad”. Safety Cage-steel grades, 41, 2009.

Jin J.E., Lee Y.K. “Effects of Al on microstructure and tensile properties of C-bearing high Mn TWIP Steel”, Acta Materialia, 60: 4, 2012, 1680–1688,

Jong Y.S, Lee Y.K., Kim D.C., Kang M.J, Hwang I.S., Lee W.B. “Microstructural Evolution and Mechanical Properties of Resistance Spot Welded Ultra High Strength Steel Containing Boron” Materials Transactions, 52:6, 2011,1330-1333.

Keeler S., Kimchi M. Advanced High-Strenght steels aplication guidelines versión 5. World Auto Steel. 2014.

Lee S. W., Kim J. K., Kim S. K, Chin K. G., De Cooman B. C. “Effect of N on Microstructure and Tensile Behavior of TWIP Steel”, Materials Science Forum, 654-656, 2010, 262-265.

Li X.L., Lei C.S., Deng X.T., Wanga Z.D, Yua Y.G., Wanga G.D,    Misrab R.D.K. “Precipitation strengthening in titanium microalloyed high-strength steel plates with new generation-thermomechanical controlled processing”, Journal of Alloys and Compounds, 689, 2016,  542–553.

Lü Y., Molodov D., Gottstein G. “Correlation Between Microstructure and Texture Development in a Cold-rolled TWIP Steel”, Isij International, 51:5, 2011, 812–817.

Mallen Z. R., Tarr S., Dykeman J. Recent Applications of High Strength Steels in North American Honda Production. Honda R&D Americas, Inc. 2008.

Monsalve A., Barbieri F., Gómez, M., Artigas A., Carvajal L., Sipos, K., Bustos O. Pérez-Ipiña, J. “Mechanical Behavior of a Twip Steel (Twinning Induced Plasticity)”. Matéria, 20:3, 2015, 653-658.

Seong-Jun P., Chang-Seok O., Sung-Joon K. Microstructure and Mechanical Properties of a TRIP Steel Containing 7 Mass % Mn Chapter Advanced Steels, 275-278. 2011

Sugimoto K, Srivastava A.K. “Microstructure and Mechanical Properties of a TRIP-Aided Martensitic Steel”, Metallogr. Microstruct. Anal. 4, 2015, 344.

Gao-Meichuan S.C., Mohit J. “Yielding Behavior and its effect on uniform elongation in I.F. steel with various grain sizzes” J. Mater Sci, 49, 2014, 6536-6542.

Tamarelli C.M. AHSS 101: The Evolving Use of Advanced High-Strength Steels for Automotive Applications. Steel Market Development Institute 2000 Town Center, Suite 320 Southfield, Michigan 48075. 2011.

Tetsuka M., Kohei H. Hidetaka K. Ultra High-Strength Steel Sheets for Bodies, Reinforcement Parts, and Seat Frame Parts of Automobile —Ultra High-Strength Steel Sheets Leading to Great Improvement in Crashworthiness. Jfe Technical Report, 4, 2004.

ULSAB-AVC Consortium. (2001, Jan). ULSAB-AVC (Advanced Vehicle Concepts) Overview Report. Retrieved from http://www.autosteel.org/Programs/ULSAB-AVC.aspx.

Yoshitake A. “UltraLight Steel Auto Body-Advanced Vehicle Concept. Materials and Processing”. Journal of the Japan Welding Society, 71:8, 2002, 559-563.

Descarga artículo PDF

 

 

Post Author: CC

1 thought on “Tendencia de los aceros y su aplicación en la industria automotriz

    Luz Maria Martinez

    (24 agosto, 2017 - 4:06 pm)

    Pues se ha avanzado bastante y es algo bueno ya que se pueden usar aceros de mejor resistencia y menos peso incluso, en la construcción de automóviles, brindando mejores prestaciones y sobre todo seguridad a los usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *